Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

CON LOS POBRES NOS PONEMOS TODOS MUY VALIENTES…

_SER4531_resized_20170507_090805718

Por Álvaro Acevedo / Foto: Carlos Núñez

En corto y por derecho: Pepe Moral le pegó a uno de Miura los mejores cuatro naturales de toda la feria. Con la muñeca suelta, los vuelos se movían levemente para fijar la embestida, y cuando el cárdeno hacía por ir, la muleta barría el albero con una suavidad maravillosa. Todo era soltura y temple, con el cuerpo relajado y la clase a flor de piel, mientras los aficionados saltaban de júbilo al contemplar un toreo tan clásico y tan bello, con tantísima categoría. Fue el cenit de una faena notable, con una primera parte más poderosa en redondo y un final,  también por naturales, de buen aire. Además hubo alguna trincherilla, uno del desprecio y un trincherazo magníficos. Sólo la estocada, mala en ejecución y en colocación, impidió que el palco cediera a la tremenda petición de la segunda oreja, que le hubiera abierto la Puerta del Príncipe. Porque Pepe Moral ya le había cortado otra oreja a su primero por una labor de menos a más bien rematada con la espada. Su tarde en conjunto fue excelente, y ese toreo con la mano izquierda, para el recuerdo.
Sus compañeros resolvieron bien la papeleta de esta miurada con pinta de encerrona. Nazaré dio la cara con serenidad y orgullo frente a un toro peligroso. A mí me gustó porque lo vi dispuesto y muy responsable. Y Esaú Fernández apostó a la ruleta rusa de la portagayola y el tercer miura quiso aplastarlo. Lesionado de una pezuña cuando apuntaba buen aire, todo quedó a expensas del último de la feria, un tren de mercancías más bruto que un arado. El de Camas, tras una primera tanda en redondo muy ligada, se peleó dignamente pero no pudo ser.
Salió a hombros Pepe Moral mientras a algunos se les llenaba la boca hablando de las excelencias del toro a la vez que le quitaban méritos al torero. Sin embargo la realidad es que mejores que ese quinto miura han salido en Sevilla una docena de ejemplares y han sido lastimosamente desaprovechados por matadores muy afamados, pero con menos mensaje que una paloma de plástico. Lo que pasa es que con los pobres nos ponemos todos muy valientes…

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR