Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

‘FUNDACIÓN DE LUCES’, COMO RESPUESTA A UNA CARENCIA

(OPINIÓN)

Por Álvaro Acevedo / Foto: www.fundaciondeluces.org

El jueves se presentó en sociedad la ‘Fundación de Luces’ para impulsar el eslabón más crítico de la Fiesta, el de los novilleros, y lo hizo en el patio de caballos de la plaza de toros de Sevilla, o sea, en el lugar desde donde, durante el mes de julio, docena y media de aspirantes deberían arrancar el paseíllo en el ciclo nocturno de promoción. ¿Lo harán? No hay noticias al respecto, aunque el año pasado, con el 50% de aforo permitido y sin el metro y medio de distancia interpersonal todavía implantado, Ramón Valencia decidió no celebrar el ciclo al que le obliga la Real Maestranza de Caballería de Sevilla por contrato. La excusa, esta vez, fue que a un público comúnmente joven sería complejo retenerlo en sus respectivos asientos. He aquí un nuevo capítulo, o sea, de cómo manipular la realidad para adaptarla a tus intereses.

Sin embargo, la ‘Fundación de Luces’ no se centra en los novilleros sin caballos (mejor protegidos gracias a la labor de las escuelas taurinas) sino que pone sus ojos en el escalafón de novilleros con picadores, a caballo entre la indigencia del mercado y la dejadez de unos empresarios luego quejosos de que no salgan nuevas figuras para llenarles sus plazas. La realidad de la tauromaquia es que la gran mayoría de novilladas con picadores está organizada por los ayuntamientos de los pueblos, siempre más preocupados por el futuro de la Fiesta que los grandes mercaderes del negocio taurino. Y que las escasas novilladas que éstos últimos auspician están forzadas por los pliegos de condiciones y, en el caso de Sevilla, por el contrato con los maestrantes, siempre vigilantes para que la promoción de los nuevos valores no quede en el olvido.

Esta generalización puede acarrear cierta carga de injusticia, pero en la mayoría de las plazas la situación es exactamente así. El proyecto de la ‘Fundación de Luces’ es tan apasionante como tristemente significativo. O sea, gente joven que no vive del toro asumiendo unas funciones que debería corresponderle a la patronal. Sus ideas, a modo de síntesis, pasarían por atraer nuevos públicos a las plazas, vehicular novedosas fórmulas de financiación, potenciar la imagen hoy anónima de los novilleros y crear un circuito de festejos en el que los novilleros puedan competir de igual a igual, más allá de influencias, recomendaciones y otros desastres. Con el tiempo iremos comprobando cómo toma forma todo ello, pero si sus acciones se sustentan en el trabajo, la imaginación y la honestidad, la empresa que ahora acometen merecerá nuestro incondicional apoyo. 

La aventura no va a ser fácil pese al peso específico de sus patronos, ya evidenciado en el poderío de los personajes que acudieron a una presentación tan sencilla como impecable. Su primera misión deberá ser distanciarse de oportunistas, tunantes y chupópteros. Algunos ya deberían tener experiencia en ello, si bien para sortear  algunas lacras el aprendizaje nunca tiene fin…

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido