Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

¿VALDELLÁN ES GRACILIANO?

Por Álvaro Acevedo / Foto: Teseo Comunicación

Esta tarde se lidia en Madrid una corrida de Valdellán, ganadería en boca de los aficionados por sus recientes triunfos en Las Ventas y en otras plazas. En las previas del evento leo y escucho, con cierta sorpresa, cómo se incluye dentro de las divisas de la línea Graciliano Pérez Tabernero, perteneciente al encaste Santa Coloma, cuyo origen se remonta al cruce de Ibarra con Saltillo a principios del siglo XX.

Los trabajos realizados en su día por el Laboratorio de Genética de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) apuntan, sin embargo, en otra dirección. Para el estudio se tomaron muestras de un total de 1.811 animales de 83 ganaderías, y se analizaron sus genes neutros (no sexuales) para así poder establecer sus diferencias, y separar los encastes y las líneas de una manera científica, a partir de toda la información genética recogida y mediante un modelo estadístico muy complejo.

Las conclusiones finales, y en lo que respecta al encaste que nos ocupa, afirman que, atendiendo a su ADN, las ganaderías estudiadas de encaste Santa Coloma se dividen en cinco líneas: Joaquín Buendía, Graciliano Pérez-Tabernero, Coquilla, Alipio Pérez-Tabernero y Hoyo de la Gitana. La divisa de Valdellán se formó en su momento con vacas y sementales de Hoyo de la Gitana, aunque posteriormente se eliminó la mayor parte de las reses para comprar hembras de Pilar Población, que son hoy en día la base de la vacada. Toda vez que lo de Pilar Población se incluye en la línea de Alipio Pérez Tabernero, ésta sería también la línea predominante en Valdellán. Si bien es cierto que lo de Alipio se formó a partir de lo de su hermano Graciliano, al estar separados desde el año 1922, la vacada pertenece a un grupo genético diferenciado a partir de la misma población ancestral por deriva genética, es decir, que se han ido separando genéticamente como consecuencia del aislamiento reproductivo entre ellas. (Ello, al margen de que además Alipio refrescó su vacada con reses de Joaquín Buendía).

Por su parte, y según demuestra dicho estudio, sólo los hierros de Juan Luis Fraile Martín y el de los Herederos de José Escobar se incluían dentro de la línea Graciliano Pérez Tabernero. Teniendo en cuenta que la ganadería de Escobar desapareció hace unos años, la única vacada actual perteneciente a la línea Graciliano es la de Juan Luis Fraile, de ahí que podamos considerarla como un patrimonio genético de la cabaña brava.

 

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido