Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

Tomás Campos. Reivindicación del toreo perdido

Le había visto la última vez el día de su alternativa, hace ya más de tres años, en la plaza de Badajoz, y me pareció un torero confuso. Venía de una anterior etapa como novillero en la que practicaba un toreo algo recio pero de un aire interesantísimo, con más pureza que mensaje, más de fondo que de forma. Muy de verdad. Sin embargo aquella tarde del doctorado le atisbé unos matices artísticos novedosos. Quiso torear con el brazo muy suelto, y jugando la cintura al compás del muletazo. Evidentemente no le salió, pero anunció un nuevo estilo que, pasado el tiempo, ha interiorizado completamente. Mi hermano Santi, como otras veces con otros toreros, fue el primero que me puso sobre aviso. Olvidado en el saco del escalafón había un torero excepcional…

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido