Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

De luces y sombras

luces

El toreo tiene la memoria en blanco y negro, ni siquiera en sepia, ni en color digitalizado. La foto de toros por antonomasia huye del cromatismo de la plaza para refugiarse en las gamas de gris de los viejos carretes, en los amarillos archivos de los retratistas de estudio y en las duras cámaras de los reporteros sagaces, aquellos buenos aficionados que, sin motores ni alardes de tecnología, sabían adueñarse en un click de la esencia de este arte efímero para poder conservarla intacta al paso de las décadas. Gracias a ellos podemos evocar ahora lo que fuimos, a golpes de luces y de sombras.

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR