Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

Chicuelo, venero de la escuela sevillana

chicuelo

Toda la risa de los surtidores, el repique jubiloso de las campanas de la torre mora, la blanca volatería de las palomas del parque de María Luisa, el albo aroma primaveral de los azahares del barrio de Santa Cruz…, todos los tópicos de la Sevilla resplandeciente y mágica, andan cosidos a la pinturería de su muleta y a los primores del capote más alegre que gozaron los tiempos. Porque es en la figura de Manuel Jiménez, Chicuelo, donde nace y se irradia ese acento cordial y luminoso del arte de torear que se ha dado en llamar “escuela sevillana”. La pinturería, la gracia, el pellizco, el aleteo garboso y sonriente del arte del toreo, encuentran en los modos de Manuel Jiménez su más logrado intérprete, su expresión más brillante…

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR