Menu

Blog y Reportajes. No pierdas detalles.

SERÁ MUY PRONTO

Por Álvaro Acevedo / Foto: Maurice Berho

Llevo días pensando en ti y te escribo porque no tengo paciencia para esperar a que salgas, que será pronto. Y porque cuando salgas, que será pronto, tu gente te estará esperando con todos los besos que te debe, así que ya no te haré falta. Te escribo esta carta ahora que te asfixia la soledad y te inquieta la incertidumbre, pero el día que te den el alta, que será pronto, tírala a la papelera junto a todos tus miedos y corre a vivir la vida, que te echa de menos.

Cierra los ojos y piensa en tus cosas: no sé si te gusta el ajedrez o la caza; si haces crossfit o juegas al baloncesto; si eres electricista o logopeda; si tienes niños, pareja y padres; no sé desde cuándo estás enamorado… Piensa en todo ello porque cuando salgas, que será pronto, ese mundo, tu mundo, seguirá donde lo dejaste, para que lo exprimas ahora más que nunca. Cierra los ojos y sonríe, porque todo va a salir bien, y si lo necesitas, llora de miedo o de rabia, solo para desahogarte, pero no llores de pena porque te recuerdo que ya te queda un día menos para cabrearte en medio de un atasco. No pierdas jamás la batalla de la esperanza.

Es normal que tengas miedo, ese miedo que viene y que no acaba de irse, y que durante muchas horas es tu único compañero. Cuéntaselo a los que te están cuidando ahí dentro, ellos sabrán cómo ayudarte; y vente arriba cada vez que te caigas, porque te recuerdo que eres libre para decidir una cosa: cómo afrontar cada cornada de la vida. La de ahora, y las que te esperan cuando vueles a abrazar a los tuyos, que será pronto.

Estarás cansado y con muchas aventuras que planear, así que no te robo más tiempo. Los de dentro -enfermeros, celadores y médicos- se están dejando el alma para que te cures, así que pórtate bien y lucha, porque ellos también te necesitan.  Y los de fuera estamos muy pendientes, con las cervezas a punto de nieve deseando abrirlas contigo, que será pronto, y pensando en hacer un arroz para celebrarlo. Yo me llamo Álvaro y lo hago con zorzales. Si escuchas ruido de cacerolas desde tu cama, es que hemos salido a la terraza anunciándote que te esperamos para el almuerzo. Será muy pronto. Un beso.

Las cookies nos permiten mejorar nuestros servicios. ¿Aceptas el uso que hacemos de las cookies?. Más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido