Blog
1 comentario

CORRIDA MENTIROSA, NO SÉ SI PORQUE ERA LA DE LA PRENSA…

Madrid. Toros de Victorino Martín para Paco Ureña y Borja Jiménez.

(CRÓNICA)

Por Álvaro Acevedo / Foto: Plaza 1

No se si porque era la de la Prensa, pero la corrida de Victorino Martín fue muy mentirosa. Desparramando la vista, sin entrega, gazapona, a veces genio, apenas permitió tres muletazos ligados en condiciones porque casi todo eran medias arrancadas y frenazos, y para colmo, ninguna humillación.

El cartel estaba muy bien planteado, un mano a mano con dos toreros que habían dejado marcada su huella el año pasado en Las Ventas con los toros de “Las Tiesas”: aquel heróico y admirable Paco Ureña de la primavera, y el enorme Borja Jiménez de otoño, lanzado a las ferias con una Puerta Grande de tres orejas que pudieron ser cinco. Pero el toreo es todos los días, (casi) nadie vive de las rentas y cada tarde es un juicio. Sólo el ser capaz de ponerse delante de estos toros tiene un mérito brutal, y de hecho hay algún afamado matador que después de la primera experiencia ha dejado claro a su círculo cercano que no quiere ver un cárdeno ni en pintura.

No es para menos. El primero de la tarde tenía la agilidad y malas ideas de una avispa, reacciones sorprendentes siempre para mal, y fue un alivio verle muerto tras haber querido mandar a la enfermería a Paco Ureña más de una vez. El murciano se estuvo jugando el pellejo toda la tarde, porque por ejemplo la faena al segundo de su lote fue arriesgadísima, con una gran disposición, sacando pases a base de agallas, de casta torera. Tremendo el toro de estampa, pegó frenazos con mal estilo, se venció además siempre a media altura. Pese a todo ello, fue capaz el valiente murciano de pegarle naturales meritorios, y un par de series de ¡tres! redondos y el de pecho, y de matarlo sin puntilla. Dio una merecida vuelta al ruedo, logro máximo de este mano a mano, pues el tercero de su lote, bonito pero desentendido de los engaños, propició una faena con buenos momentos pero en la que siempre prevaleció la disonancia resultante de  un hombre que quería torear y un toro que no quería perseguir la muleta. La manera deficiente de entrar a matar a este último fue su única acción reprobable en toda la tarde.

Si dura fue la corrida para él, todavía más para Borja Jiménez, que fue sintiendo lenta pero inexorablemente el peso de la tarde, desde el escenario en un día tan señalado, pasando por los errores que genera el ansia de querer ser y terminando por el comportamiento de sus toros, difíciles hasta el que dicen que fue bueno, que no lo fue.

Porque el segundo de la tarde, mal medido en varas con dos puyazos leves, orientado en banderillas como toda la corrida, había embestido bien al capote de Borja, que lo lanceó con buenas formas, prácticamente lo único que se pudo ver en el primer tercio durante todo el festejo, pero en el último tercio fue un engañabobos. Sin medio pase por el lado izquierdo, metió la cara por el otro pitón pero siempre muy por dentro del embroque hacia delante, con velocidad y haciendo hilo, complicándose conforme avanzaban las tandas en particular y la faena en general. Borja se puso en el sitio pero no pudo terminar de someterlo, el toro le tropezaba la muleta porque empujaba muy recto y vencido. Que le faltó mando y experiencia es cierto, y también, que el toro terminó imponiendo su ley. Pero la ley del genio, no de la bravura.

A partir de ese pulso desigual ya no pudo remontar. Su segundo toro tuvo guasa y a la vez descastamiento, de manera que ni transmitió el peligro. Borja, responsable pero pesado, se pasó de faena. Y el último, al que le pegaron durísimo en varas, llegó pese a todo hecho una fiera corrupia al tercio de banderillas y después a la muleta. Si lo llegan a cuidar como querían los entendidos tenemos allí victorino hasta la madrugada…

Iniciar Sesión

Noticias similares

1 comentario. Dejar nuevo

  • No queríamos que se “cuidase” al último toro no pegándole. Pero no hubiera estado mal que le hubiesen pegado como Dios manda y por derecho. Vergonzosa la lidia a ese último toro.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

error: Content is protected !!